Inicio Turismo Fiestas Principales El Carnaval Todo el mundo canta coplas

Libro de visitas  Agenda de Eventos  Contacto

  • sc1.jpg
  • sc2.jpg
  • sc3.jpg
  • sc4.jpg
  • sc5.jpg
  • sc6.jpg
  • sc7.jpg
  • sc8.jpg
Todo el mundo canta coplas

“Cantaremos Carnaval,
ya que Dios ha dado vida.
¡Qué bonito es Carnaval!
No sea cosa que el otro año,
yo nos toque la partida.
¡Qué bonito es Carnaval!


Es una copla muy popular y que todo buen guarandeños la entona varias veces en los días del Carnaval. Las coplas son parte substancial de estas fiestas, en donde se pone de manifiesto el humor, el amor, la picardía, lo social, lo político, lo cultural. Sale a flote en las coplas lo cotidiano, lo especial, los sueños, las frustraciones, los encantos, los desencantos. En las coplas se sintetizan las vivencias de Guaranda y sus alrededores.

 

La copla es una forma poética que sirve de letra para canciones populares. Surgió en España, donde sigue siendo muy común, y está muy difundida en Latinoamérica. En Guaranda es tan popular que todo el mundo improvisa, repite y canta coplas en Carnaval. Su nombre proviene de la voz latina copula, "lazo", "unión".

Por eso, durante los días del Carnaval por calles, plazas, parques y en todas las casas se oye y canta las coplas del Carnaval. Unas están grabadas en algunos CD que los guarandeños los escuchan a todo volumen, las bailan con gran humor; otras coplas están en la memoria popular, las mismas que salen a flote conforme un grupo de amigos se junta para cantar y bailar el Carnaval.

Quien escuche a los cientos de versos del Carnaval puede asegurar sus raíces pre-hispánicas, como poéticamente narra el Dr. Augusto César Saltos (1969) en la música soñada por una pareja indígena: “les llegó modulada por la brisa juguetona entre las ramas de los árboles, el cantar del agua en la corriente de los ríos, el gorjeo de las aves en la espesura de los bosques de nuestras montañas, y el gemido prolongado, lastimero y distante de nuestra puna andina: el carnaval de Huaranga, que complacidos lo escucharon un día”.

El Carnaval de Guaranda a más de los globos de mil colores llenos de agua; el talco, polvo o harina y otras misxturas, es también alegría, jolgorio, música, danza, gastronomía. Además es comparsas y coplas, es el reencuentro de familiares y amigos que después de un gran tiempo regresan a Guaranda en los días del Carnaval. En estos momentos aflora la amistad, el cariño, el respeto, la fraternidad. Son días largamente esperados por guarandeños y guarandeñas, que por razones académicas, laborales, de salud han migrado a otras lugares del país o fuera del Ecuador.

Quien ha visitado Guaranda en su Carnaval siempre regresa. Nadie puede olvidar la hospitalidad, amabilidad, acogida… de los guarandeños y esa increíble capacidad para improvisar coplas, haciendo alusión a la tristeza y alegría, al amor y la traición, a la vida y a la muerte, a lo propio y a lo ajeno; en fin, a todo cuanto se les ocurre durante las alegres comparsas que recorren las principales callejuelas de esta multicolor, pequeña, dinámica y folclórica ciudad que tiene como eterno guardián y protector al coloso Chimborazo

El Carnaval se celebra los día previos al miércoles de ceniza, pero los preparativos comienzan con la fiesta de los Reyes, 6 de enero, y en ocasiones en Noche Buena. A medida que se acerca la fecha, el entusiasmo en la gente de toda condición social y económica crece hasta llegar al domingo de carnaval, día de verdadera algarabía y jolgorio popular, en el que la gente se vuelca a las calles, unos a participar en las comparsas y carros alegóricos, que acompañadas de bandas de músicos desfilan por las principales avenidas y calles de la ciudad; otros, propios y turistas se aglomeran a lo largo de esas avenidas y calles desde tempranas horas de la mañana para ganar el mejor sitio y contemplar el paso de las vistosas comparsas y coloridos carros alegóricos. Es un día en que Guaranda se viste de muchedumbre

El domingo de Carnaval mientras las comparsas y carros alegóricos se desplazan por la ciudad se pide a la ciudadanía inhibirse de arrojar agua, “carioca” y polvo. Inclusive durante esas horas se corta el servicio de agua potable a la ciudad, el mismo que es restituido una vez que termina este acto.

Después de admirar por las calles de la ciudad las bellezas de las comparsas y carros alegóricos, las familias se retiran a sus casas a “hacer el Carnaval”, mientras los jóvenes y los turistas se concentran en calles y plazas para mojarse, bailar, cantar y tomarse una copa.

El Carnaval se complementa con una “mojada” de agua arrojada desde un balcón o puerta cualquiera.

El lunes de Carnaval, la concentración es en la tradicional Plaza Roja, sitio en el cual se da una verdadera “batalla campal” con globos llenos de agua que vuelan por los aires cuan estrellas fugaces, mientras un aorquesta anima a los carnavaleros a bailar y disfrutar del Carnaval.

Debido a la conciencia ecológica que han desarrollado los niños, niñas y los jóvenes, hoy por hoy hay propuestas y campañas para erradicar el uso del agua en las fiestas carnavaleras. Es una invitación muy seria y fundamentada para ahorrar el líquido vital. Una propuesta que es un proceso a largo plazo y que demanda una gran campaña de concientización y la implementación de nuevas formas de celebrar esta fiesta tradicional.

Cuando llega la tarde y el frío comienza a calar los huesos de los alegres carnavaleros, la hospitalidad y amabilidad guarandeña se pone de relieve y es ahí cuando se hacen invitaciones espontáneas a los visitantes, nacionales y extranjeros, a la casa de algún guarandeño, que a veces sin conocer a los invitados, los lleva, para que se cambien las prendas mojadas y continúela fiesta con un baile que puede durar hasta el amanecer. Esta invitación incluye disfrutar la variada gastronomía de los guarandeños y el conocido “pájaro azul”, licor puro de caña que hace cantar hasta los más impávidos

El discurso de las coplas permite percibir un sentido de pertenencia con su lugar de origen, a través de una relación emotiva que, en gran medida, ha sido afirmada a partir del Carnaval.

Entonces, en las coplas los carnavaleros desarrollan una forma distinta y particular de contar la historia de la comunidad. Establece así una doble oposición entre la oralidad y la escritura y entre lo oficial y lo carnavalero (popular).

La forma testimonial de las coplas aparece como una lucha contra la pretendida homogeneización de la cultura escrita. Adicionalmente señala el carácter contestatario, tradicional de las coplas.

Las coplas del Carnaval son sentimentales, costumbristas, sociales, políticas, económicas, enamoradoras… Muchas de ellas dependen del estado de ánimo de los copleros, que en algunas ocasiones de las improvisaciones salen coplas geniales, que recogen el momento y la circunstancia que están pasando los carnavaleros en ese preciso momento.

 

A continuación algunas coplas del Carnaval de Guaranda.

Las coplas

Al golpe del Carnaval
todo el mundo se levanta (bis)
Qué bonito es Carnaval.
Mas conociendo la voz (bis)
del que suspirando canta (bis)
Qué bonito es Carnaval.

Cantaremos carnaval.
ya que Dios ha dado vida,
Qué bonito es Carnaval.
No sea cosa que el otro año,
ya nos toque la partida.
Qué bonito es Carnaval.

Al Carnaval de Guaranda
nadie lo puede imitar.
Qué bonito es Carnaval.
Solamente un guarandeño
sabe tocar y cantar.
Qué bonito es Carnaval.

De ésta esquina a la otra esquina
vive la que adoro yo.
Qué bonito es Carnaval.
La que se robo mi calma
dueña de mi corazón.
Qué bonito es Carnaval.

Si el quererte ha sido un crimen
Criminal no he sido yo.
Qué bonito es Carnaval.
Criminal fue tu hermosura
que ha quererte me obligó.
Qué bonito es Carnaval.

Si el pecho de cristal fuera
se vieran los corazones (bis).
Qué bonito es Carnaval.
No hubieran falsas caricias (bis)
ni se ocultaran traiciones (bis).
Qué bonito es Carnaval.

Nadie me puede negar
la dicha de estarte viendo (bis).
Qué bonito es Carnaval.
Pero de estarte queriendo (bis)
solo la muerte podrá (bis).
Qué bonito es Carnaval.

Jugaremos Carnaval
ya que Dios ha dado vida (bis).
Qué bonito es Carnaval.
Vida cara, cara vida(bis)
vida linda sin igual (bis).
Qué bonito es Carnaval.

Esta guitarra que toco
tiene boca y sabe hablar (bis).
Qué bonito es Carnaval.
Solo los ojos le faltan(bis)
para enseñarme a llorar (bis).
Qué bonito es Carnaval.

Mi mujer ya se ha enojado,
ya se sienta al corredor.
Qué bonito es Carnaval.
Yo le digo: mujercita
fuera de vos tengo a dos.
Qué bonito es Carnaval.

Señora dueña de casa
mate a ese pollo patojo.
Qué bonito es Carnaval.
Al pobre carnavalero
no le deje morir de antojo.
Qué bonito es Carnaval.

Carnaval ya se ha muerto
ya lo llevan a enterrar.
Qué bonito es Carnaval.
Con cuatro ceras de esperma
a las orillas del mar.
Qué bonito es Carnaval.

El miércoles de ceniza
cogimos un gavilán.
Qué bonito es Carnaval.
Y del buche le sacamos
al cura y al sacristán.
Qué bonito es Carnaval.

Mas conociendo la voz,
Mas conociendo la voz.
Del que suspirando canta,
del que suspirando canta,
Qué bonito es carnaval.

Amor imposible mío,
por imposible te quiero,
Qué bonito es Carnaval.
Porque el que ama a un imposible,
es amante verdadero,
Qué bonito es Carnaval.

Por vos bonita, por vos señora,
por vos bonita, por vos señora,
guarandeñita, me muero yo.
Qué bonito es Carnaval.

Chicha quiero, chicha quiero,
chicha quiero, trago no;
guambras quiero, guambras quiero,
guambras quiero, viejas no.



Entonando estas y otras coplas, los “carnavaleros” siguen cantando, acompañados de una guitarra, tambora, flauta, pingullo y a veces hasta de una hoja de capulí.

En el Carnaval de Guaranda cantar las coplas es parte esencial de la fiesta, así que si visita Guaranda en su Carnaval, vaya dispuesto  a bailar y cantar las coplas caranavaleras porque BIEN BONITO ES CARNAVAL.

Osvaldo Fierro Terán